Venezuela, 23 de Julio del 2014

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
 


 


Trastornos del Hambre y Apetito

El hambre y el apetito son mecanismos básicos que aseguran la supervivencia. Cuando los niveles de nutrientes están bajos, el cerebro envía señales de hambre para indicar que es hora de comer. Es el equivalente del cuerpo a cargar combustible.

Descripción

El hambre y apetito son controlados por el hipotálamo, una parte del cerebro que regula el sistema endocrino y muchas otras funciones corporales. El hambre se modifica según sus actividades diarias ya que el cuerpo requiere más combustible cuando consume más calorías por el esfuerzo físico.

Consideraciones

Existen factores externos que influyen en el hambre, por ejemplo, cuando hace frío se siente más hambre de lo normal porque se necesita más energía para mantener una temperatura corporal adecuada, y a la inversa; se experimenta una pérdida de apetito cuando hace calor. El hambre puede ser también un síntoma de enfermedad si comiendo no se satisface, o si está acompañada de otros síntomas como cambios de peso inusuales, requiere que el paciente visite al médico.

Causas

Existe una gran variedad de condiciones que pueden originar trastornos en el hambre. Algunas son de naturaleza fisiológica y otras son psicológicas, e incluso una combinación de ambas. Como algunos de estos trastornos pueden incluso ocasionar la muerte, es muy importante consultar al médico en cuanto se inicie alguno de estos.

Los más comunes son:

  • Bulimia. Es un trastorno alimenticio caracterizado por comer en exceso y, a continuación inducir el vómito o usar purgantes para no engordar. Afecta a principalmente a mujeres desde la adolescencia hasta los 30 años, pudiendo durar varios años. Puede ser mortal.
  • Anorexia. Consiste en limitar voluntariamente la ingesta de nutrientes principalmente por razones "estéticas", quedando la víctima en riesgo de sufrir avitaminosis o desnutriciones severas. Puede llegar a ocasionar la muerte. Se presenta principalmente en mujeres desde la adolescencia hasta los 30 años.
  • Fibrosis quística. Es una enfermedad hereditaria que aparece en la niñez, provocada por la disfunción de las glándulas que producen moco, saliva y sudor. Estas producen una mucosidad densa que bloquea los pulmones produciendo tos crónica. También hay obstrucción del flujo de algunas enzimas del intestino delgado por lo que el niño no puede metabolizar y digerir bien la comida, presentando un apetito voraz, gran consumo de comida y hambre persistente.
  • Depresión. Los problemas emocionales determinan cambios en los patrones alimenticios. Resolviéndose el problema emocional estos mejoran, sin embargo, entre los principales síntomas de la depresión clínica se encuentran cambios persistentes en los patrones alimenticios.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos pueden producir cambios en el apetito, por ejemplo, si se toman corticosteroides se siente hambre voraz; por eso quienes toman esos medicamentos aumentan de peso. Las anfetaminas reducen el apetito, pero crean adicción.
  • Estrés. Cuando se encuentran sujetas a grandes niveles de estrés, algunas personas pierden el apetito y dejan de comer, situación que se regulariza al desaparecer el estrés. En ciertos individuos, por el contrario, al someterse a estrés incrementan su apetito, comiendo compulsivamente.

Signos y Síntomas

Como las causas son diversas, es difícil establecer un patrón de signos y síntomas. Lo mejor es asistir al médico si los hábitos alimenticios cambian sin razón aparente, si se experimentan trastornos digestivos y si comer, o dejar de hacerlo le causa irritabilidad o inquietud.

Llamando al Médico

Siempre que exista aumento o disminución del hambre debe consultarse con el medico ya que puede encontrarse alguna enfermedad que sea la causante de este padecimiento (diabetes, hipertiroidismo). Existen otros trastornos de la alimentación que deberán ser consultados con su médico lo antes posible: obesidad, desnutrición, anorexia, bulimia. También visite al médico si pierde o gana peso de manera intempestiva.

Tratamiento

El proceso de hambre es una situación fisiológica desencadenada por el propio organismo para avisarnos de la necesidad de tomar alimentos para compensar las necesidades energéticas del cuerpo. Para subsanar estos problemas bastará con la ingesta de alimentos. Otros procesos patológicos (bulimia, anorexia, obesidad) pueden requerir:

  • Dietas
  • Psicoterapia
  • Medicamentos
  • Cirugía

Cuidados

Debe mantenerse una alimentación balanceada, cuidando que sea equilibrada y percatándose de los excesos para evitar otras enfermedades.

 

Términos de Uso

La información presentada en este espacio es solo de caracter general y educativo. En ningún caso dicha información reemplaza la atención del profesional de salud que corresponde o el diagnóstico o tratamiento de una enfermedad determinada. Esta información es derivada de la revisión del tema a través de varias fuentes de consulta informativa Profesional, Editorial y Electrónica. Para obtener información sobre la fuente bibliográfica por favor presione el siguiente enlace: Bibliografía

"Advertencia: Era Salud, no asume ninguna responsabilidad por las consecuencias que genere el uso de esta información."Con esta información no se esta practicando la medicina, ni se diagnóstica, pronostica o aconseja un determinado tratamiento médico o el consumo de un mediacmento determinado. Lea los Términos y Condiciones de Uso de Era Salud para estar mejor informado al respecto. Consulte siempre a su médico."

 

Raquitismo
Salud del Niño

Gripe Porcina
Salud General

Problema de los Pies
Salud Preventiva

Flebitis
Salud de la Mujer

 

 

e-Mod ::: Señalización Digital - Kioscos Interactivos - Soluciones Multimedia

 

e-Mod ::: Señalización Digital - Kioscos Interactivos - Soluciones Multimedia

 





 

Hay 1 visitantes en este momento
Agregar a Favoritos Contactenos ¿Quiénes Somos? Agregar a Favoritos Era Salud su página de Inicio Era Salud su página de Inicio Comentarios y Sugerencias ¿Quiénes Somos? Comentarios y Sugerencias Contactenos